Tópicos, tópicos, tópicos

Un tópico entre los tópicos musicales es ver a una persona de estética Heavy y pensar que es un chungo, guarro, sin cultura y siempre con ganas de machacar. Pero esos son otros con mucho menus pelo (como las dos docenas de inmundicia humana que ayer se subieron al "Metro" en el que iba), pero estas ideas se mantienen en la conciencia de la gente. Razones como estas son las que llevaron este curso a un compañero mío de Facultad, Heavy, con el mejor expediente que nunca ví, a tener que cortarse el pelo para que le ofrecieran trabajo en algún sitio. Ya se sabe: la intolerancia como arma.



Aún así la "O.N.C.E." ha decidido desmitificar esta imagen dura con un anuncio que demuestra con ironía la existencia feliz y pacífica (como así resulta) de esta banda urbana.

Mientras, otras personas o compañías seguirán haciendo campaña en su contra. La última es la realizada por un profesor de la "Serbsky State Research Center for Social and Forensic Psychiatry". Según un estudio realizado por Fyodor Kondratyev (un tío con mucho tiempo libre que tendrá una hija enamorada de un heavy) sobre 700 canciones de este estilo escuchadas, la mitad tratan sobre el asesinato, el 7% sobre el suicidio y el 35% promueven pensamientos satánicos. Otro gran tópico y una muestra de que un estúpido religioso puede usar la ciencia para intentar exponer cualquier cosa con tal de defender sus ideas retrógradas.

Si él ha tardado tanto, lo mío tiene perdón (ElPais.com)

Siempre nos quedará Brian May (guitarrista de "Queen") capaz de quitar estas ideas anticuadas sobre melenudos. Y es que (tal como nos indica "El País") el músico acaba de entregar su tesina titulada "Radial Velocities In The Zodiac Dust Cloud", que le convierte por fin (y tras 30 años) en Doctor en Física.

1 comentarios:

Como ya dije en mi crónica de Judas Priest: "Debo de añadir que con los años también se ha ido esfumando un mito, los heavys ya no sudan tanto. La cuestión es que vistiéndose de negro, con chupas de cuero y con el pelo largo es lógico que se sude mucho, si a eso le añades el meneo cabeza durante los interminables solos, es casi inevitable que acabes chorreando. Pues no, confirmado, mi enhorabuena a las firmas de desodorantes y a las costumbres higiénicas del colectivo. Tras cuatro horas encerrados en un pabellón cubierto, ahí se podía respirar."

Podeis leer más en:
http://muxicity.com/index.php?option=com_content&task=view&id=38&Itemid=29

Abrazos y recuerdos a todos los heavis que han dejado la laca.

6 de agosto de 2007, 12:15  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal